El municipio de Inca es uno de los que tiene deficiencias en el sistema de Intervención, según la Sindicatura. | Maria Nadal

3

La Sindicatura de Comptes alerta de que el 47 % de ayuntamientos no disponen una persona con habilitación de carácter nacional que ocupe el puesto de Intervención municipal por lo que se han detectado un gran número de deficiencias en el control financiero en las entidades locales. Estos son los datos que se extraen del informe sobre los acuerdos y las resoluciones contrarios a los reparos que la Intervención local ha formulado del ejercicio 2017.

Este documento es un informe específico se ha redactado conjuntamente entre la Sindicatura, el Tribunal de Cuentas y el resto de órganos de control de Consells, ayuntamientos y mancomunidades. El informe se entregó ayer al Parlament balear.

En este texto, la Sindicatura señala que «los ayuntamientos son los que adoptan más resoluciones con el informe desfavorable de órgano interventor» e indica que la mayoría de estos acuerdos son referentes a la contratación. En este entorno de control, la Sindicatura advierte que los ayuntamientos de Inca, Llucmajor y Marratxí presentan «debilidades importantes» en el entorno de control y un 43,5 % de los interventores declara tener problemas de accesibilidad a la documentación sometida a una fiscalización previa.

Por otra parte, en este mismo informe, se recuerda que los ayuntamientos de Sineu, Binissalem, Búger, Escorca y Maria de la Salut aún no han entregado los datos necesarios para que la Sindicatura pueda hacer el informe de fiscalización del año 2017 que marca la ley. Sineu y Binissalem tampoco han entregado la información de 2016.

Por lo que se refiere al informe de rendición de cuentas de 2018, la Sindicatura indica que 33 entidades locales, de un total de 112, no han remitido la información en el plazo establecido.