Los ‘bunyols’ se elaboran en ca l’amo en Jaume des Forn. | Assumpta Bassa

3

Santa Bàrbara fue este miércoles la protagonista del día. No sólo por aquello de que nos acordamos de la santa solo cuando truena sino porque, un año más, los vecinos de Vilafranca rindieron honores a su patrona y lo hicieron con muchas actividades lúdicas.

La fiesta empezó de buena mañana entre el buen humor y los aromas de la mistela y los bunyols, elementos imprescindibles de la celebración. Las bunyoleres, a las 9 horas, se citaron en ca l’amo en Jaume des Forn y se arremangaron para hacer una buena masa. Utilizaron 40 kilos de patata, 20 de harina, 200 huevos, dos paquetes de levadura y consiguieron un delicioso resultado, unos 3.000 bunyols que posteriormente se llevaron a la iglesia donde fueron bendecidos en la misa solemne celebrada a las 18.30 horas en honor a la patrona. Ésta es una actividad que lleva más de tres décadas celebrándose.

Este miércoles era día festivo en la Vila y, aunque el tiempo deslució algunos actos, los vecinos disfrutaron con la amplia oferta. La plaça de los Centenaris tenía que acoger la ludoteca pero debido al mal tiempo se trasladó al pabellón.

La vilatukada ofreció a las 18 horas la Tronada de Santa Bàrbara y a las 18.30 se celebró la misa presidida por Mossèn Josep Gelabert Ferrer. Aires Vilafranquers realizó el Ball de l’Oferta. Tras esta celebración, se llevó a cabo en la Plaça Major el Ball dels Cavallets y la tradicional bunyolada con mistela.

Los actos empezaron el pasado día 29 de noviembre y se prolongan hasta el día 15. Este viernes a partir de las 20 horas tendrá lugar la Camillada donde los vecinos podrán sacar sus camillas en la plaza y adornarlas. Habrá chocolate y ensaimada.