6

Alternativa per Pollença ha denunciado este viernes que en sa Fortalesa no pueden celebrarse bodas por ser una vivienda situada en suelo rústico, donde este tipo de usos no están permitidos, y ha pedido al alcalde, Tomeu Cifre, que acuda a la boda del tenista Rafael Nadal con un inspector.

La formación política ha instado a Cifre a «presionar» al propietario, James Lupton, para que establezca un régimen de visitas públicas para sa Fortaleza, tal como prevé la Ley de Patrimonio, por ser Bien de Interés Cultural (BIC), que «tiene que poder ser visitado por el público al menos cuatro días al mes, y en días y horas previamente señalados», señala en un comunicado.

«Ya estamos cansados de ver que, mientras se nos niega a los pollensins la visita a un lugar tan emblemático a la que tenemos derecho por ley, no haya ningún problema para que se celebren grandes fiestas y saraos de gente rica y famosa. ¿Es que la ley es para que la cumplan sólo los pobres?», ha cuestionado Alternativa.

Ante la boda del tenista Rafael Nadal prevista este sábado, Alternativa ha asegurado que sa Fortalesa «no tiene licencia para realizar este tipo de actividad, ni la puede tener».

Sobre la recomendación del alcalde al propietario de que presente una declaración responsable de inicio de actividad que dé cobertura a la celebración sin necesidad de tramitar una licencia específica, puntualizan que la normativa exime de la licencia «cuando se trata de actos eventuales de carácter privado o familiar», algo que no se da porque sa Fortalesa acoge unas siete u ocho bodas de lujo al año.

Sobre la presentación de una declaración responsable para llevar a cabo una actividad no permanente inocua, «para cubrirse las espaldas», Alternativa ha asegurado que entre sus requisitos se establece que al evento no acudan más de 500 personas al aire libre y que no se haga uso de material pirotécnico, por lo que la formación política ha instado al alcalde a acudir acompañado de un inspector «para comprobar si efectivamente se cumplen estas condiciones».

Alternativa ha insistido en que esta declaración responsable no puede ser válida cuando sa Fortalesa «está registrada como vivienda en el catastro, está en suelo rústico y estos usos no están admitidos con carácter general». Para que lo fueran requerirían la obtención previa de la declaración de interés general.

Alternativa concluye que «ni la boda de Rafael Nadal, ni ninguna de las otras que se han hecho o se pretenden hacer, pueden ser actividades autorizadas», por lo que debería dar lugar a «algún tipo de sanción».

El partido insta al alcalde a que «utilice la posibilidad de suspender la boda o de presentarse con la policía a levantar acta, para ver si el banquero y político inglés tiene un poco más de interés en hacer un convenio de visitas, sin perjuicio de la responsabilidad que se derive del hecho de desarrollar una actividad clandestina».