El tren de Sóller, en la estación de Palma. Un grupo inversor ofreció 25 millones de euros por la sociedad. | LUIS FORTEZA

20

Después de casi un mes de silencio, el consejo de administración del Ferrocarril de Sóller se pronunció este martes sobre la oferta de compra de las acciones del Tren a través de una OPA lanzada por Mundra Invest S.L. a través de la empresa Goros, que representa a un «un grupo de menos de diez inversores» dispuestos a pagar hasta 25 millones de euros para tomar el control de la empresa.

Y lo ha hecho mediante un comunicado dirigido a todos los accionistas de la compañía, comunicado que fue este martes votado en el consejo de administración por 10 de los 11 consejeros (10 votos a favor y una abstención) y en el que se rechaza «expresamente la oferta recibida de Mundra Invest S.L.»

En la nota dirigida a los accionistas se manifiesta que esta mayoría absoluta del consejo «entre acciones propias y representadas, suman el 57’33 por ciento del capital total». Esta decisión firme y teniendo en cuenta el porcentaje en poder de los consejeros contrarios a la venta, parece hacer ya totalmente imposible que Goros S.L. (o Mundra Invest, que es la sociedad que realmente realiza la oferta) pueda hacerse con el poco más de la mitad de las acciones que necesita para tomar el control. De hecho el consejo así lo manifiesta al considerar que la negativa de vender expresada por la mayoría absoluta de consejeros «hace que decaiga la principal condición suspensiva de la oferta que hicieron los inversores, que era poder adquirir más del 50’01 por cierto del total».

Pero el consejo de administración del Tren no se limita a rechazar totalmente esta opción de compra, sino que también acusa directamente a los representantes de los inversores de «haber hecho numerosas manifestaciones en prensa, muchas de ellas totalmente tergiversadas, calumniosas o que no se ajustan a la verdad para intentar que los accionistas vendieran». El consejo afirma en la nota que «se reserva el derecho de ejercitar las acciones legales que considere oportunas en defensa del buen nombre de la compañía y de los miembros de su consejo directivo».

Asegura también que a pesar de haberse presentado la OPA en pleno mes de agosto, «se informó puntualmente a todos los miembros del consejo y que la mayoría manifestó ya su intención de no vender».

En el comunicado firmado por el presidente del Ferrocarril de Sóller, Oscar Mayol, se remarca además que la decisión tomada este martes por la «inmensa mayoría del consejo» tiene como objetivo que el Ferrocarril de Sóller «mantenga su raíz sollerica» y recuerda que «su actual accionariado y órganos directivos, está formado en gran medida por descendientes de los fundadores».

También considera que la condición que han puesto los inversores para comprar -la aprobación de una modificación estatutaria que dé vía libre a la transmisión de acciones- «sugiere algo así como una forma de tener las manos libres para vender a terceros».

La oferta de compra de acciones lanzada por Mundra S.L. finaliza el próximo viernes día 6. Los inversores aseguraban el domingo tener en su poder el 27 por ciento del total.