Basura acumulada en el punto verde de Alaró | Redacción

Los municipios pertenecientes a la Mancomunitat des Raiguer han registrado múltiples incidencias en el servicio de recogida de basuras durante el mes de agosto, lo que ha provocado las quejas de los vecinos.

Las localidades más afectadas son Alaró, Búger o Selva, aunque la preocupación es general entre los municipios que tienen contratado el servicio a través de la Mancomunitat. Estos son Alaró, Binissalem, Búger, Campanet, Consell, Lloseta, Mancor, Santa Maria y Selva. La Mancomunidad ha instado a la empresa concesionaria a dar explicaciones por escrito de los motivos por los cuales el servicio no se presta correctamente. Otros dos municipios pertenecientes al organismo, Inca y Marratxí, no se han visto afectados por no tener mancomunda la recogida de residuos.

Andreu Isern, presidente de la Mancomunitat des Raiguer y alcalde de Consell, reconoce que «hay pueblos que han tenido verdaderos problemas». Se ha remitido un escrito a la empresa que presta el servicio de recogida para conocer los motivos de estos retrasos.

Isern argumenta que «sabemos que se les averió un camión, pero ha habido más incidencias y estamos a la espera de que nos informen».

También señala que la empresa ha tenido problemas con bajas de los trabajadores, pero no ha sido por vacaciones sino por enfermedades o accidentes. «La época estival no tiene nada que ver. Ya estaba todo previsto para el verano y no tendría que haber este caos», asegura.

El presidente de la Mancomunitat anuncia también que «ya he hablado con la gerente y en breve tendremos una reunión con todos los alcaldes para evaluar la situación y tomar las decisiones pertinentes que pueden derivar en sanciones a la empresa». Isern insiste en el hecho de que se hace «un seguimiento diario junto con los alcaldes de las incidencias que han ocurrido y veo que los más perjudicados han sido principalmente Alaró y Selva, porque se han extendido demasiado en el tiempo». Precisamente estos dos municipios, junto a Búger, han animado a los vecinos a comunicar cualquier incidencia que tuvieran con la recogida de basuras para registrarlas y darlas a conocer a la Mancomunitat.

El alcalde de Alaró, Llorenç Perelló, ha sido el abanderado de estas quejas continuas por los numerosos problemas que ha sufrido la localidad y especialmente durante la celebración de las fiestas de Sant Roc.

Perelló indica que «hemos tenido ya una reunión con la empresa y con la técnica de la Mancomunitat. La concesionaria se ha comprometido a mejorar la recogida, pero aún no hemos visto los resultados». En Alaró, los problemas se suceden desde junio. Además de dejar sin recoger calles de forma reiterada, el punto verde ha quedado desbordado en julio y agosto por una avería en el sistema de vaciado de los contenedores en forma de iglú, que no permitió la recogida durante días.