El grupo de menos de diez inversores que está dispuesto a destinar a la operación más de 25 millones de euros dice controlar ya el 20 por ciento, pero como mínimo necesita superar la mitad de la propiedad.

6

Ambiente de frialdad entre los posibles vendedores de acciones del tren de Sóller ante la OPA de un grupo de inversores representados por Goros Investments y de los que sólo han trascendido por ahora los nombres de Mar Raventós y de Lluís Rullán Colom.

Más de una semana después de haberse anunciado esta intención de compra a un precio «muy ventajoso» no parece que haya por ahora ningún alud de intenciones de venta, y ni siquiera de solicitud de información ya que, según las fuentes consultadas, muy pocos de los casi 800 accionistas se habrían interesado por los detalles. De hecho, Goros ha anunciado unas jornadas «de puertas abiertas» en un hotel de Sóller para dar «toda la información a posibles interesados», cuando ésta está ya depositada desde hace días en varias notarías de la Isla.

También se han oído en Sóller no pocos comentarios, la mayoría de ellos en privado, de algunos de los principales poseedores de títulos descartando deshacerse de las acciones del tren en este momento, a pesar de la tentadora oferta económica.

Hay que destacar que sólo los miembros del actual consejo de administración de la compañía controlan en estos momentos más de 100.000 acciones (101.603) según información facilitada por algunos de sus miembros lo que ya representa el 58,64 % del total, que son 172.921. Este número de títulos correspondiente a acciones nominales y a otras depositadas o a nombre de sociedades u otras personas físicas representadas por ellos. Según la información proporcionada por el Ferrocarril en una de las últimas Juntas Generales, entre los principales propietarios personales se encontraría Antoni Pons, que sería quien tiene más acciones propias (18.789).

Sociedades representadas por el actual presidente, Óscar Mayol, o por el vocal Santiago Mayol, controlan parte de los títulos personales, cerca de 20.000 acciones, según la información a la que ha tenido acceso este diario. Otros conocidos directivos, como el consejero delegado Vicenç Sastre, controlarían más de 26.000 acciones. Ninguno de estos actuales directivos está dispuesto a vender, lo que sin duda dificultaría la intención de los inversores de obtener, como mínimo, el 50,01 % para poder tomar así el control de la sociedad.

En el listado de acciones figura también, entre los principales titulares, la sociedad Ombra 2012 SL que dispondría según esta documentación de cerca de 20.000 acciones, aproximadamente el 11 % del total. Marcelino Rullán Colom hermano de Lluís Rullán Colom, uno de los nombres que se han confirmado entre los inversores, figuraba en 2012 como administrador único de esta sociedad, según la información de sociedades disponible.

Este 11 por ciento podría ser parte del 20 por ciento que Goros dice tener ya bajo control. Fuentes de Goros aseguraron que Lluís Rullán «fue uno de los últimos inversores que se sumaron» y que la iniciativa estaría liderada, entre otros, por Raventós.