Los Cossiers de Alaró rinden tributo a Sant Roc

| | Alaró |

Valorar:

Tradicional baile de los 'cossiers' en Alaró.

Youtube: Ultima Hora

Los Cossiers de Alaró no han faltado este viernes a su cita con la tradición, honrando a Sant Roc, patrón de Alaró, con sus danzas ancestrales y sus coloridos atuendos.

Poco antes de las diez de la mañana, los seis Cossiers, la Dama y el Dimoni, se vestían en la sala de plenos, con la ayuda de Antònia Pizà, vecina que ha estado con este colectivo desde su recuperación, en 1992, aunque la emoción en esta ocasión era mayor aún: dos de sus nietas formaban parte del grupo de dansaires: Catalina Bennàsar como Dama, y su hermana Neus como uno de los cossiers vestidos de azul. Con ellas continúa una tradición familiar, que han seguido Joan Pizà, su marido y abuelo de las dos jóvenes, y su yerno, Andreu Bennàsar, padre de las chicas.

Los Cossiers de Alaró este año están representados además por Rafel Ramos y Joan López como cossiers de rojo; Neus Bennàsar y Josep Borràs como cossiers azules; Mateu Homar y Mateu Salas como cossiers de rosa; Miquel Àngel Ramos como Dimoni y Simó Reynés tocando las melodías de los bailes con su tambor y flabiol.

Cossiers de Alaró

Este ha sido también el año de plena integración de las mujeres en esta tradición, después de que en el año 2016 Aina Sastre se convirtiera en la primera fémina en representar estas danzas, un papel tradicionalmente reservado a los hombres. Este viernes, las danzas de la mañana, primero en la Plaza y después hasta 14 actuaciones frente a los domicilios de los Cossiers o sus familiares, y de todo alaroner que lo hubiera solicitado, fueron bailadas por seis hombres y dos mujeres, mientras que por la tarde, cuando los Cossiers bailan el Ball de l'Oferta en la misa de Sant Roc, por primera vez en la historia fueron mayoría las mujeres, con la dama y tres cossieres, todo un símbolo de normalización de la presencia femenina en todos los ámbitos de la sociedad.

Los Cossiers d'Alaró forman parte de una tradición que se perdió en el olvido durante décadas, hasta que en 1992 volvieron a bailar gracias a la iniciativa de un grupo de entusiastas que recuperaron los pasos de sus bailes y sus vistosas indumentarias. Bailan el día de Sant Roc por la mañana y por la tarde, mientras que al mediodía dan el sus a las Corregudes de joies; y el día de la Mare de Déu de Maig, cuando sus danzas llegan a Los Damunts.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.