Coches aparcados en la carretera de la Platja de Muro. | C.Viera

7

El conflicto sobre qué administración debía pagar las barandillas del carril bici de separación entre el Parc Natural de s’Albufera y la carretera de Artà a su paso por la Platja de Muro está en vías de solución. El Govern financiará con 91.180 euros a cargo del Consorci Borsa Allotjaments Turístics (CBAT) la construcción de esta infraestructura, obra que se había convertido en un escollo para materializar el proyecto de un carril bici que recorra la bahía, desde el Port d’Alcúdia hasta Son Real, con un trazado paralelo a la carretera.

El Ajuntament de Muro no estaba dispuesto a asumir el coste de este muro de protección que el Parc Natural de s’Albufera demanda a cambio de ceder una franja que permita continuar con el trazado del carril bici, en el margen de la carretera. Por este motivo, la vía para ciclistas ya se ha comenzado en los dos extremos, los que pertenecen a los municipios de Alcúdia y de Santa Margalida, pero no así en el tramo que corresponde a Muro y que transcurre paralelo a uno de los límites del parque natural.

El alcalde de Muro, Martí Fornés, ha mostrado su satisfacción por esta resolución, que costea un 75 % del coste de instalar las barandillas en un lado de la carretera a su paso por el humedal, a cambio de los 3.000 metros cuadrados de zona protegida que se perderán en favor del futuro carril bici. La función de estas barandillas es sobre todo, evitar el estacionamiento de vehículos en el arcén, un problema que se repite cada verano.