El pasado mes de junio, la carretera del faro de Formentor presentaba este aspecto, justo un mes antes de que se comenzara a aplicar el plan piloto para restringir el acceso de vehículos particulares. | Pilar Pellicer

8

La Federació Empresarial Balear de Transports (FEBT) y la Agrupación Empresarial de Agencias de Viajes de Baleares (Aviba) amenazan con iniciar acciones judiciales en el caso de que Govern, Consell, Ajuntament de Pollença y Gobierno central continúen adelante con su plan para restringir la circulación de autocares durante el verano en la carretera del faro de Formentor.

El plan piloto iniciado el pasado verano (desde el 9 de julio al 31 de agosto) que restringía la circulación de vehículos privados a motor entre las 10 y las 19 horas se amplía un mes esta temporada (del 15 de junio al 15 de septiembre). Además, incorpora un control más exhaustivo que no solo impide el acceso al faro después de las 10 de la mañana, sino también impide la salida hacia la playa (antes de las 19 horas) de todos los vehículos que hayan accedido al faro en el horario permitido, incluidos los autocares.

La Federación de Transportes y Aviba avisan de que la medida anunciada por las administraciones les ocasiona «graves pérdidas» y «beneficia» a su vez a la empresa privada que tiene el monopolio del bus lanzadera. «El Govern no tiene en cuenta que la línea de transporte regular está adjudicada a una empresa privada, lo que supone un claro agravio comparativo por el monopolio que ejerce al amparo de dichas administraciones», dicen las patronales.

Salvador Servera, gerente de la FEBT, explica que hace meses que propusieron al Govern un plan de regulación específico para el transporte colectivo. Se trataría de organizar turnos para el acceso de los autocares privados a Formentor y siempre circularían justo detrás del bus lanzadera del TIB.

«Nos dijeron que lo estudiarían, pero no solo no nos han contestado sino que nos hemos enterado de sus planes para este año a través de la prensa», dice Servera. La FEBT y AVIVA entienden que este plan piloto «crea un precedente muy preocupante para el sector del transporte discrecional: primero en pérdidas económicas y empleo y, segundo, en que sirve de muestra para otros destinos».

Recuerdan así otras limitaciones al transporte discrecional que se han hecho en la Calobra y Valldemossa o el «intento del aeropuerto de Palma en el pago el párking, por ahora paralizado».

No obstante el gerente de la FEBT distingue entre las restricciones que se aplican en Formentor y otras como las de la Calobra, donde se han establecido horarios para subir y bajar, pero no se ha prohibido la circulación en ningún tramo horario. «En la Calobra se sentaron a hablar con nosotros y llegamos a un acuerdo», dice Servera.

La Federación de Transporte reivindica que «el transporte discrecional, no solo es compatible con la conservación de espacios sensibles, sino que es la solución medioambiental más óptima». «¿Qué hay mejor que el uso de un autocar colectivo en vez de coches particulares?», concluye.