Más de la mitad de turistas encuestados opinó que hay mucha gente en las calles y comercios de Valldemossa. | T. Ayuga

25

El índice de presión turística diaria de Valldemossa es de 154 turistas por cada 100 habitantes, un dato «muy por encima» de cualquiera de los destinos turísticos de España analizados por Exceltur en 2018, según refleja estudio de capacidad de carga turística en Valldemossa presentado este viernes por las asociaciones Tramuntana XXI y Palma XXI.

Según han explicado en rueda de prensa, mientras este índice es de 154 turistas por cada 100 habitantes en Valldemosa, en Granada es de 11,7 turistas, en Barcelona de 11 turistas. Es incluso superior al del centro histórico de Palma, con 94 turistas por cada 100 habitantes.

Respecto al indicador de saturación de plazas turísticas (PIAT), el Consell de Mallorca autoriza un máximo de 25 plazas por hectárea y en el centro histórico de Valldemossa hay 30 plazas por hectárea.

Entre otras cifras, el informe destaca que en el periodo 2012-2017 ha habido un incremento del 43 % en el número de establecimientos turísticos en el municipio. Además, unas 1.150 personas se alojan en Valldemossa un día medio de agosto (más del 70 % en establecimientos no turísticos).

Asimismo, una de las causas «más visibles» del aumento de la intensidad turística en Valldemossa ha sido el aumento de la oferta de estancias turísticas en viviendas de uso residencial (ETH) o, como llaman informalmente, los apartamentos turísticos, han explicado.

Según señalan, se trata de un fenómeno a escala mundial donde Valldemossa «no es una excepción y no para de crecer desde el año 2010, llegando cerca de 250 apartamentos en 2018, más de 800 plazas».

Por otro lado, más de la mitad de turistas encuestados opinó que hay mucha gente en las calles y comercios de Valldemossa. El perfil del turista muestra percepciones diferentes sobre la misma realidad: mientras que para los cruceristas el número de gente en el centro de Valldemossa era adecuado, por el 90 % de turistas alojados en hoteles sí había mucha gente.

El 44 % de los residentes encuestados opinó que las calles están llenas de gente, además de la mitad considera que la intensidad turística afecta su vida cotidiana y el 42 % piensa que se ha llegado o sobrepasado el límite de recepción de visitantes en el centro histórico.

Entre las molestias más comunes, se encuentran la falta de comercios específicamente destinados a las necesidades de los residentes; los gastos de limpieza, seguridad y empedrado de las calles que se pagan con los impuestos de los residentes, la subida del precio de vida y de los alquileres y las dificultades de aparcamiento, entre otras. Para la elaboración de este estudio, Tramuntana XXI y Palma XXI han contado con el apoyo de la Fundació Iniciatives del Mediterrani y el Ayuntamiento de Valldemossa.