Imagen de la carretera de sa Pobla. | Maria Nadal

39

Més per sa Pobla ha hecho público un comunicado en el que responde a las críticas por el realojo de familias de Son Banya en sa Pobla. El partido afirma que el área de Servicios Sociales de Palma les ha garantizado que los nuevos vecinos del municipio van a ser dos familias que «tienen trabajo y una buena conducta, lejos de ser familias problemáticas».

La formación política ha recalcado en la nota, con ánimo de «rebajar la alarma social» creada, que son como máximo de dos familias las que se establecerán, con acompañamiento de los Servicios Sociales de Palma, en viviendas propiedad del Instituto Balear de la Vivienda (Ibavi) en Sa Pobla, por decisión del Ayuntamiento de Palma, en colaboración con el Govern balear.

MÉS per Sa Pobla ha detallado que antes del verano, en una reunión entre responsables de los ayuntamientos de Sa Pobla y de Palma, fuentes del área de Servicios Sociales de Palma que realizan el seguimiento de estas familias, aseguraron que tienen empleo y que desarrollan buena conducta, «muy lejos de ser problemáticas».

Noticias relacionadas

El derribo de las primeras viviendas de Son Banya comenzó el pasado julio, en cumplimiento de un mandato judicial derivado de una sentencia que ordenó derrumbar 45 de ellas.

El concejal de Educación de Sa Pobla, Rafel Socias, y la de Servicios Sociales, Catalina Munar, coinciden en que, en pro de una sociedad con igualdad de oportunidades, es necesario garantizar el derecho al acceso a la educación desde las primeras etapas de la infancia, algo que es el objetivo del derribo del poblado de Son Banya.

MÉS per sa Pobla destaca que tras 50 años de existencia del poblado de Son Banya, que ha generado fuerte exclusión social, sobre todo de la población infantil, así como la creación de un gran «supermercado de la droga» en Mallorca, el alcalde de Palma, Antoni Noguera, «ha conseguido un acuerdo histórico en el consistorio para el desmantelamiento y realojo de las familias necesitadas».