En febrero se inauguró la ampliación de la depuradora que cumple los mínimos exigidos. | Elena Ballestero

La Plataforma Salvem el Moll de Alcúdia ha remitido un escrito al Ajuntament de la localidad para denunciar que el emisario que vierte las aguas de la depuradora carece de autorización. Desde la entidad tildan de «inadmisible que la infraestructura esté instalada desde hace décadas en una situación ilegal», porque, aseguran, no dispone del permiso del Govern.

Además, desde Salvem el Moll también instan al Ajuntament a hacer públicos los datos sobre la calidad del agua que se vierte en el fondo marino y señalan que han reclamado esta información desde el año 2016 y, sobre todo, en 2017, «cuando se vertieron miles de metros cúbicos de agua deficientemente depurada», aunque no se les ha facilitado.

Ante esta situación, desde la entidad insisten en que las «administraciones competentes tienen que encontrar soluciones alternativas al vertido de aguas depuradas en la bahía porque la práctica demuestra que la falta de depuración y la ilegalidad de los emisarios constituyen un riesgo que en una isla como Mallorca se tienen que erradicar con planes alternativos».

El alcalde de Alcúdia, Antoni Mir, recordó que «el emisario no tiene permiso de instalación desde hace 30 años» y recordó a la entidad que quien tiene competencia en este campo «es la Conselleria de Medi Ambient».

Por lo que se refiere a la calidad del agua que se vierte, Mir señaló que «es buena porque este año se amplió la depuradora», aunque reconoció que el emisario «no nos gusta, pero construir uno nuevo tiene un coste de unos 12 millones de euros».