1

Los jóvenes que el este jueves por la tarde protagonizaron la peculiar procesión en la que portaban la imagen de la Inmaculada rodeada de dos latas de cerveza en Pollença han pedido disculpas.

Tras el gran número de críticas que suscitó en las redes sociales lo que para ellos era una fiesta, varios representantes del acto, que surgió de manera espontánea durante la celebración del inicio de las fiestas de La Patrona, se pusieron en contacto con los representantes de la iglesia.

«Después de una conversación fraternal y sincera, los hechos han quedado clarificados», explican desde la parroquia y añaden que «en ningún momento hubo ningún ánimo ofensivo ni participaron en el acto ningún colectivo ni negocio. Los responsables han manifestado su arrepentimiento ante los sentimientos que hayan podido causar y se han puesto en contacto con la parroquia para hacernos llegar su petición de perdón, que aceptamos de forma sincera».