Autoridades y familiares de las víctimas homenajeadas, en la Institució Pública Alcover. | Guillem Mas

6

Manacor ha dado un paso más en el reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil de 1936. En esta ocasión, los homenajeados fueron los guardias municipales y funcionarios del Ajuntament que fueron represaliados, encarcelados y hasta algunos asesinados por mantenerse fieles a la legalidad vigente republicana.

El acto se llevó a cabo en la Institució Pública Antoni Maria Alcover y estuvo presentado por el artista Joan Miquel Artigues y contó con la actuación poético-musical de Alícia Olivares y Emi Firozzi. La alcaldesa, Catalina Riera, abrió el turno de intervenciones afirmando que «es mi responsabilidad dar la cara y contribuir en dar a conocer los hechos que acompañaron la etapa más oscura y negativa de nuestra historia reciente», e insistió en que «hoy somos representantes del mismo Ayuntamiento y nos toca por convicción restituir el honor a estas personas y reconocer su sufrimiento injusto».

HOMENAJE GUARDIAS MUNICIPALES REPRESALIADOS REPUBLICA MANACOR

En 1936, de los 14 miembros de la Guardia Municipal, nueve fueron represaliados. Antoni Barceló Martí, Joan Bisbal Artigues, Miquel Galmés Parera, Miquel Oliver Martí, Mateu Veny Pont y Guillem Morey Mesquida fueron encarcelados. Tres de sus compañeros fueron asesinados por los fascistas en el cementerio de Son Coletes. Eran Sebastià Bonet Fullana, Antoni Mas Llodrà y Joan Matamalas Salas. También hubo un reconocimiento para el resto de trabajadores públicos como el conserje del Ajuntament, Antoni Nadal Gomila, o el miembro de la brigada de mantenimiento de calles Rogelio Pérez Fontánez que también fueron asesinados.

GUARDIAS MUNICIPALES REPRESALIADOS MANACOR

El inspector jefe Antoni Sureda recordó que «en 1936 sucedió el episodio más triste y negro de estos casi 200 años de existencia de la Policía Local, cuando se inició un proceso de depuración contra muchas personas y entre éstas empleados públicos fieles a la legalidad y al gobierno elegido democráticamente que no era otro que el de la República».

«Muchas de estas personas no tenían ideología política, simplemente cumplían con su deber, que no era otro que defender la legalidad; personas valientes que hicieron lo que tenían que hacer y que les costó la vida y la libertad», manifestó el inspector. Así, sentenció que «para mi, como jefe de la Policía Local, es un deber que tenía reparar aquella gran injusticia».

Por parte de los familiares, tomó la palabra Pedro Comas, nieto de Antoni Barceló y consejero editorial del Grup Serra, quien glosó la figura de su abuelo recordando sus años de presidio y destierro obligado de Manacor y el silencio impuesto en la familia a causa de los hechos ocurridos durante la Guerra Civil. En el acto estuvieron presentes regidores del Ajuntament, además del director general de Emergències, Pere Perelló.

HOMENAJE GUARDIAS MUNICIPALES REPRESALIADOS REPUBLICA MANACOR