Imagen de un perro en una playa autorizada para canes en Calvià. | Schittelkopp

15

El servicio de Medio Natural y Urbano del Ajuntament de Calvià ha iniciado una campaña para intensificar la vigilancia de las conductas incívicas de dueños de perros.

Los inspectores extremarán así su actividad que, en primera instancia, será informativa, aunque se advertirá a los propietarios de los canes de las sanciones a las que pueden tener que hacer frente si se reiteran en el incumplimiento de las ordenanzas.

Estas ordenanzas tipifican toda una serie de infracciones y sus correspondientes multas. En el caso de no recoger los excrementos de los animales, los dueños pueden ser multados con hasta 600 euros.

Tampoco se libran aquellos que pasean a sus mascotas sin sujeción, ni quienes sueltan a los perros en parques y zonas públicas no acotadas para tal fin. Estas prácticas pueden llevar parejas multas de hasta 300 euros, igual que bañar a perros en fuentes ornamentales, estanques y playas no autorizadas.

Por otra parte, la campaña puesta en marcha por el Consistorio también pondrá el ojo sobre las podas abusivas, la tala de árboles sin previa autorización municipal o el abandono de residuos o restos vegetales en la calle. Las multas por este tipo de infracciones van de los 300 a los 3.000 euros.