Los concejales Àngel Garcia y Paco Verdejo presentaron ayer el nuevo plan de gestión.

El Ajuntament d’Inca ha redactado un plan de gestión del agua en el que se contempla una inversión de 20 millones de euros hasta el año 2035. Se trata de un documento en el que se pone de manifiesto la necesidad de satisfacer las necesidades hídricas con menos recursos y una mayor eficiencia del uso del agua.

El regidor de Inversiones de Inca, Àngel Garcia, explicó ayer que el objetivo de este nuevo estudio es «poner en marcha las medidas propuestas por los técnicos para lograr garantizar la disponibilidad, calidad y sostenibilidad del líquido en la ciudad». La primera inyección económica para conseguir este fin será de 6,7 millones de euros, que se invertirán en el período 2017-2020.

Para empezar la mejora de la infraestructura, primero es necesario realizar un diagnóstico del estado de la red de distribución. De esta manera, se podrá realizar una sustitución de las conducciones adecuada a las necesidades y urgencias de toda la infraestructura. «Desde hace años no se han realizado inversiones en agua, lo que supone que hoy en día nos encontramos con una red muy desgastada, que tiene roturas continuamente y que da un mal servicio», según palabras de Garcia.

Obras

Para mejorar esta situación se prevé la construcción de un depósito de mayor capacidad en la carretera de Llubí, duplicar la conexión desde el pozo de Son Fiol a este depósito y separar las redes de los usuarios industriales de los domésticos. También se aconseja la renovación de la impulsión desde la plaza del Bestiar hasta el depósito del Serral de les Monges, entre otros proyectos.