Como se puede apreciar en la fotografía, en las calles se han formado grandes baches. | Assumpta Bassa

3

La urbanización del Port Verd, construida en los años 60, continúa padeciendo graves deficiencias de servicios desde hace muchos años y su imagen se va deteriorando con el paso del tiempo. El Ajuntament de Son Servera todavía no ha recepcionado esta zona costera, más de medio siglo después de su urbanización.

Los vecinos no cuentan con iluminación en las calles, hay grandes baches, en la vía no hay aceras definidas o están llenas de vegetación. A ello hay que añadir muchos solares abandonados y construcciones paralizadas en las que se acumula gran cantidad de suciedad. Ésta es la imagen actual de una zona que, hace décadas, vivió su esplendor y que era uno de los espacios más idílicos del municipio serverí.

El Ajuntament de Son Servera quiere acabar con esta problemática y la previsión es poder dar una solución a estos vecinos lo antes posible. Así lo explicó a este periódico el alcalde de la localidad, Antoni Servera.

Servera opina que «hay que llevar a cabo este proyecto lo antes posible. Estos vecinos pagan impuestos como el resto de la población y deben tener los servicios en condiciones».