La vieja central eléctrica de Alcanada en Alcúdia es obra del arquitecto Ramón Vázquez Molezún, Medalla de Oro de la Arquitectura en 1992

4

El área de reconversión paisajística de la antigua central de Alcanada en Alcúdia sufre un nuevo varapalo por una normativa de seguridad europea que, a raíz de un accidente grave que se produjo en una factoría de Italia en los años 70, limita la densidad de personas que puede haber en un radio de seguridad alrededor de las factorías. Parece que la del butano (situada a unos metros) impedirá la concentración de grupos numerosos de personas en buena parte del complejo que Territori quiere recuperar.

Técnicos de Emergencias están evaluando el grado en el que la directiva europea afecta a la vieja central de Alcanada. Algunas fuentes apuntan también a que podría limitar el uso público de la antigua piscina de Gesa (en el Port), hoy piscina municipal.

Mientras tanto, Territori, Endesa y el Ajuntament d’Alcúdia siguen esperando que Patrimoni comunique oficialmente el grado de protección que merece la antigua central eléctrica (posiblemente Bien de Interés Cultural) y si este es compatible con la eliminación de materiales que presentan riesgo de contaminación, principalmente amianto.

La directiva Seveso

Un accidente en una planta química de Seveso (Italia) da nombre a la directiva de la Unión Europea sobre el control de riesgos por accidentes graves que impliquen sustancias peligrosas. Esta normativa obliga a los países miembros a identificar las instalaciones industriales con riesgos y a adoptar medidas de prevención. La directiva Seveso se actualizó en 2012 y es de obligatorio cumplimiento desde 2015.