Los operarios de la Fundació Deixalles, que la Conselleria había contratado para efectuar la limpieza, llenaron este viernes tres contenedores y se marcharon. | Antoni Pol

14

El litigio que el Ajuntament d’Escorca y el Govern mantienen por la limpieza del Torrent de Pareis es de cada vez más esperpéntico. Después de tres meses en que las dos administraciones se han negado reiteradamente a retirar los residuos acumulados, la Conselleria de Medi Ambient y el Consistorio se han apresurado a dejarlo como una patena. Operarios contratados por ambas instituciones han coincidido este sábado en el torrente para terminar los trabajos de limpieza que el Govern comenzó este viernes.

Hacia las cinco de la tarde del viernes, dos operarios de la fundación Deixalles contratados por la Conselleria se personaron en el torrente acompañados de un agente de medio ambiente. Llenaron tres contenedores de un metro cúbico de capacidad cada uno con la basura que había y se marcharon. Esta limpieza venía instada por la Conselleria, que el jueves requirió al Consistorio que retirara los residuos en un plazo máximo de 24 horas y apercibiéndole de que, en caso de no hacerlo, procedería a limpiarlo por su cuenta.

En el otro lado, el Ajuntament d’Escorca asegura que no ha recibido requerimiento alguno de la Conselleria. El alcalde, Antoni Solivellas, indicó que solo ha recibido una llamada de un director general y un correo electrónico informales –«no válidos administrativamente»– informando del requerimiento, pero que el burofax –«que sí vale a efectos de notificación»– anunciado jamás llegó. En este contexto, -prosigue el relato Solivellas–, el pleno municipal (compuesto únicamente por regidores del PP) aprobó la tarde del jueves dictar un requerimiento instando al Govern a limpiar el torrente también en un plazo máximo de 24 horas. Exactamente lo mismo que había hecho el Govern horas antes.

Dado que este plazo finaliza este sábado, y como todavía hay residuos, trabajadores municipales se desplazarán hoy al torrente para limpiarlo. Después, el alcalde enviará la factura de los costes del trabajo al Govern para que cargue con ellos. Asimismo, el pleno aprobó abrir un expediente a la Conselleria. Lejos de alcanzar un acuerdo que resuelva el conflicto, las dos instituciones siguen enfrentadas.