Los turistas aprovechan para tomar fotografías con sus hijos cerca de los animales. | Michel's

18

Un grupo de cabras campa a sus anchas en la entrada de Camp de Mar, concretamente cerca de la rotonda de la carretera del Port d’Andratx, una zona en la que hay montaña.

Las reses, unas ocho, suelen aparecer por la tarde noche y representan un peligro para el tráfico de vehículos. Al igual que también se ponen en peligro algunos turistas que saltan a la carretera para fotografiarse junto con sus hijos al lado de estos animales.

Además del peligro que esto supone, las cabras saltan al interior de las terrazas de las casas que hay en las inmediaciones y se comen las plantas. Este grupo caprino despierta el interés de los turistas que se alojan en los apartamentos próximos y bajan para tomar imágenes de los animales.Existe también el peligro de que entren en la carretera que va hacia Palma o hacia el interior del mismo Camp de Mar con el riesgo que esto supone.