Victor Tsanchev y Kremena Marinova siguen viviendo en sa Comuna, aunque en abril de 2016 se desalojaron las caravanas. | Antoni Pol

5

Archivada la causa contra el alcalde de Lloret, Antoni Bennàssar, por un presunto delito de amenazas y coacciones. El Juzgado de Instrucción número 1 de Inca ha sobreseído la causa interpuesta por los últimos caravanistas de sa Comuna de Lloret, Víctor Tsanchev y Kremena Marinova, una pareja de origen búlgaro que se instaló en sa Comuna en 2009 y que continúa viviendo en la zona a pesar del desalojo del resto de caravanas en abril del año 2016.

Según la sentencia, «el alcalde ha actuado conforme a derecho, limitándose a la restitución de la legalidad urbanística» en sa Comuna, que es una zona catalogada como ANEI (espacio natural protegido). De este modo, la sentencia continúa diciendo que «se procedió a la ejecución de un acto administrativo» y recuerda que la ley 6/1997 determina que «salvo en zonas expresamente habilitadas para ello, la ordenación del suelo rústico prohibirá la disposición de caravanas u otros elementos móviles», por lo que se ha decretado el sobreseimiento de la causa.

El alcalde Bennàssar se mostró satisfecho de la resolución judicial, pero recordó que aún queda pendiente otra demanda civil interpuesta por los mismos caravanistas, en este caso contra el Ajuntament de la localidad, por un supuesto delito de estafa (alegan que pagaron unos servicios que después les fueron negados).

Por su parte, el Consistorio está pendiente ahora de que el juzgado emita una orden de desahucio contra los últimos caravanistas de sa Comuna que se niegan a abandonar el lugar. El alcalde explicó que «el Ajuntament podría actuar de oficio, pero no tenemos los medios necesarios. Queremos estar amparados por el juzgado y que sea la Guardia Civil quien actúe en este caso».

Noticias relacionadas