Miquel Segura recibió este viernes la medalla de manos del alcalde Biel Ferragut. | Maria Nadal

11

Por ser fiel a sus raíces pobleres y por su trayectoria profesional. Por estos motivos, el periodista, escritor y columnista de Ultima Hora Miquel Segura recogió este viernes el Escut d’Or de sa Pobla, la mayor distinción que concede el Ajuntament de la localidad.

Justo después del pregón que abrió las fiestas patronales de Sant Jaume y que pronunció mosén Guillem Muntaner, Segura recibió la medalla de manos del alcalde Biel Ferragut ante un numeroso público que quiso acompañar al columnista «incómodo e incisivo», tal y como se definió el propio Segura. Todos los regidores del Ajuntament de sa Pobla, además de varios políticos como Biel Company, Pere Rotger, Josep Melià o Jaume Font no se perdieron el acto
Durante su parlamento, el escritor agradeció la voluntad del Ajuntament de otorgarle la distinción y aprovechó para destacar su estima hacia su pueblo «aunque no siempre ha sido fácil quererlo». Recordó varios episodios de amenazas y la intención de algunos de «querer silenciar mi pluma. Por esta razón, dejadme que me tome este galardón como una especie de desagravio, una valiosa compensación por días de sufrimiento, incomprensiones y tensiones que alteraron mi vida y la de mi familia».

Tras estos años, y decidiendo estar en la segunda línea de la vida local de su pueblo, Miquel Segura sentenció este viernes que sa Pobla «siguió estando en un rincón de mi corazón. Nunca he dado una conferencia en Madrid, Sevilla, Estambul, San Francisco o París que no empezara con la frase: Yo soy de sa Pobla».

Justamente por esta razón, Segura cree que se la ha concedido la medalla de oro, por defender «la identidad y la memoria». El acto terminó con un vídeo de su hijo Jaume Segura que reside en el Salvador donde es cónsul.