Imagen de la entrada al túnel de Sóller. | LL.G.

23

La empresa concesionaria de la explotación del túnel de Sóller, Globalvia, exige al Consell de Mallorca por el rescate de la infraestructura 31 millones de euros, 13,6 millones más de los que ofrece la institución.

En una nota de prensa remitida este miércoles, Globalvia informa de que defenderá en los tribunales sus intereses frente a una propuesta del Consell de Mallorca sustentada en un informe pericial «plagado de errores».

Según la sociedad propietaria del 98 % de la concesión, que caduca en cinco años, el «pretendido rescate» del túnel por parte de la institución insular se justifica a partir de un análisis legislativo equivocado que define el bien valorado como un inmueble y no como un contrato de concesión, que es lo que corresponde.

A partir de esta valoración, el Consell ha decidido que pagará por recuperar la gestión de la infraestructura 17,4 millones, casi un 44 % del valor que le atribuye empresa adjudicataria.

Globalvia considera que el rescate «es un planteamiento temerario para las arcas públicas», que no está debidamente justificado y que supone una modificación de las prioridades presupuestarias cuyas consecuencias «sufrirán todos los mallorquines».

«No solo por el coste del propio rescate, sino por el coste del mantenimiento posterior, la subrogación de los trabajadores y las eventuales inversiones en medidas de seguridad del túnel dada la cifra de tráfico esperada», argumenta la empresa.

Resalta además que «los residentes del valle de Sóller ya están completamente subvencionados y casi el 75 % de los ingresos del peaje proceden de los no residentes, en su mayoría turistas».

A juicio de Golbalvia la gestión del rescate del túnel por parte del gobierno del Consell de Mallorca «provoca inseguridad jurídica, lo que obligará a la concesionaria a agotar todas las instancias en las que le asista el derecho para defender sus intereses».