Los alcaldes del Pla (faltaban las primeras varas de Santa Eugènia, Petra y Ariany) se plantaron este miércoles en el Consolat para tratar de arrancar a la presidenta el compromiso de que conectará las redes municipales con la insular. | Redacción Digital

4

Los alcaldes del Pla de Mallorca exigen interconectar sus redes municipales de agua potable con Abaqua del Govern –que sirve agua procedente de las desaladoras, sa Marineta, sa Costera, etcétera– para poner fin a los problemas de calidad y abastecimiento que padecen. Con esta finalidad, los alcaldes de once de los catorce municipios que conforman la comarca se reunieron este miércoles en el Consolat de Mar con la presidenta y el vicepresidente del Govern.

Francina Armengol y Biel Barceló calificaron de «prioritaria» su propuesta y se comprometieron a realizar los «estudios» que correspondan, según explicó uno de los asistentes.

Es conocido que el servicio de agua potable –un derecho básico para los residentes en núcleos urbanos– es problemático en buena parte de los pueblos del Pla. Por un lado existe un déficit de calidad (excesos de nitratos y de sulfatos, básicamente) y por el otro un déficit de cantidad (sobre todo en Montuïri).

Los alcaldes apuestan para corregir los problemas de calidad y cantidad interconectando las redes municipales y la de Abaqua. Podrían combatir el exceso de nitratos o de sulfatos mezclando su agua con la del Govern (de excelente calidad y pobre en sustancias nocivas para la salud) para obtener un agua de calidad.