Responsables de Medi Ambient han dado cuenta del hallazgo de la bacteria 'Xylella fastidiosa' en una área del municipio de Manacor. | CAIB

6

El servicio de Sanidad Vegetal de Balears ha confirmado la existencia en un centro de jardinería de Porto Cristo de una bacteria muy infecciosa que destruye cerezos y adelfas, por lo que se ha prohibido el movimiento de ejemplares de estas dos especies fuera de un área de unas 15.000 hectáreas.

Según ha informado la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, es la primera ocasión en que se constata oficialmente la presencia en España de la Xylella fastidiosa, una bacteria conocida popularmente como el 'ébola del olivo', aunque la subespecie encontrada solo infecta adelfas y cerezos.

En toda el perímetro de seguridad establecido en la llamada zona de contención se llevará a cabo un análisis pormenorizado en el que se revisarán todas las plantas susceptibles de ser afectadas por cualquier tipo de Xylella fastidiosa, como son olivos, almendros, viñas y diversas especies ornamentales.

Según ha informado la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, el pasado 6 de octubre se obtuvo un resultado positivo en muestras de un cerezo obtenidas en una inspección rutinaria en un vivero de Porto Cristo, en el municipio de Manacor.

Este positivo al ébola del olivo fue confirmado por el Laboratorio Nacional de Referencia e Bacterias Fitopatógenas y en una nueva inspección se encontraron en el mismo centro de jardinería otros dos cerezos infectados de Xylella fastidiosa, todos ellos trasladados a Mallorca desde otro vivero de Tarragona en 2012.

A partir de estas constataciones se han eliminado en el centro de jardinería de Porto Cristo todos los árboles susceptibles de hospedar la bacteria, y, siguiendo la regulación europea, se ha declarado zona infectada un área circular de 3,14 hectáreas en torno al vivero en la que se están destruyendo todas las plantas que pueden resultar afectadas.

Esta área es el centro de otra más amplia de 31.400 hectáreas de las que unas 15.000 son de superficie terrestre. En esta «zona de contención» se hará una análisis detallado para comprobar si hay más plantas afectadas por la Xylella fastidiosa y se estudiarán mediante trampas los insectos que puedan ser transmisores de la bacteria.

Las restricciones de comercialización y salida de la zona de las plantas vulnerables a la Xylella fastidiosa solo afectarán a las dos especies afectadas por la variedad de bacteria encontrada, que son los cerezos y las adelfas.

La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha hecho un llamamiento para que cualquier persona que sospeche que tiene una planta infectada por el 'ébola del olivo' lo advierta a su servicio de Sanidad Vegetal para que lo compruebe.