El Govern apuesta por una gran reserva en Sóller pero debe ser aprobada por Madrid y necesita apoyo social y político. | Lluc Garcia

4

La cofradía de pescadores de San Pere del Port de Sóller ha lamentado en un comunicado la politización de la futura reserva Marina de Tramuntana y que se haya perdido «una nueva oportunidad de defender el medio marino en esta zona, cada año más contaminado y masificado, lo que perjudica tanto a los profesionales como a los aficionados».

El comunicado se ha emitido a raiz de la falta de unanimidad en el último Pleno para reclamar que el Govern y el Gobierno central -ya que se trata de aguas exteriores- a que aprueben la creación de esta reserva.

Mientras en otras ocasiones todos los grupos municipales estuvieron a favor de la propuesta, en esta ocasión toda la oposición se abstuvo al presentarla el equipo de Gobierno como una moción y no como una declaración institucional.

Desde el Club Nàutic, entidad que impulsa la reserva desde hace años, también se ha lametantado la «falta de consenso para un proyecto que no perjudica a nadie y que es vital para nuestro litoral».

Hay que recordar que el proyecto que maneja el Govern y que necesita la aprobación del Estado, está basado en un estudio del 2008 que alerta de la desaparición de los recursos pesqueros en la zona si no se protegen sus hábitats submarinos.