Centenares de personas llenaron de buena mañana las Avingudes para disfrutar de la oferta de la feria. Hubo muchos puestos de alimentación, artesanía o gastronomía. | Assumpta Bassa

1

LaFira Pagesa echó sus raíces en ses Avingudes de Manacor para crecer y hacerse grande. Centenares de personas disfrutaron, este fin de semana, de una amplia propuesta que ha logrado sacar a la calle todo el potencial comercial que hay en esta zona donde se concentran establecimientos de todos los sectores.

Hubo puestos de venta de productos diversos desde alimentación, artesanía o gastronomía. Como siempre los embutidos y quesos fueron los protagonistas con una amplia variedad y selección. La decoración con elementos florales o la bisutería y regalos para los más pequeños, juguetes, libros...

Los vendedores vistieron el traje de payés, en su mayoría. En la explanada de la estación se concentraron diferentes atracciones que hicieron la delicia de los niños desde castillos hinchables, caballitos o pista de saltos.

Una de las novedades que tuvo mucho éxito fue la exposición de coches de segunda mano y embarcaciones que se colocaron en la Avinguda Fra Juníper Serra , una muestra que fue muy visitada a lo largo del día. Un desfile de los Gegants de Manacor y un pasacalles con los Xeremiers animó la feria.