El casco urbano de Mancor padece restricciones desde hace cuatro días. | Redacción Digital

7

Mancor de la Vall vive constantes interrupciones en el suministro de agua potable en un intento imposible para deshacer los embozos de cal intentando que afecten lo menos posible al servicio. Finalmente el caos ha estallado en la red de agua potable de Mancor.

El alcalde, Guillem Villalonga, confirmó este martes que desde hace cuatro días se aplican restricciones que dejan a todo el pueblo sin agua de las 23.00 a las 8.00 horas. El objetivo es recuperar un caudal suficiente que permita que el sistema tenga presión el resto del día. El problema es que aunque la parte alta del pueblo tiene agua a partir de las 8 de la mañana, el resto de la población no recupera el servicio hasta pasadas las 13.00 horas. Además, todos los edificios públicos, incluida la escoleta, el colegio y el centro de día, prestan sus servicios precisamente por la mañana y carecen de algibes de emergencia.

El alcalde ha emitido un bando dirigido a los vecinos en el que se disculpa por las molestias ocasionadas. La empresa concesionaria y el Consistorio explicarán la situación a la ciudadanía en una reunión abierta con los vecinos.

A raíz de las quejas de madres de la escoleta municipal que ha estado once días sin agua en los baños, este martes el alcalde dio orden de reabrir el grifo para todo el pueblo pasadas las once de la mañana. A las cinco de la tarde el agua volvía a circular por todas las calles del pueblo menos una. La situación para este miércoles es impredecible.

Noticias relacionadas