Durante toda la mañana, los autobuses lanzadera, con capacidad para unas 20 personas, van cargados de gente en sentido a ses Covetes. | Joan Socies

11

Un mes después de la puesta en marcha del bus lanzadera entre sa Ràpita y ses Covetes, en Campos, ya se nota una evidente disminución del tráfico rodado que accede hasta el núcleo costero.

En cada transporte pueden viajar entre 16 y 25 pasajeros. Y los buses realizan un total aproximado de 22 desplazamientos, entre los dos vehículos que están en servicio. Lo que puede suponer una media de entorno a los 250 pasajeros que acceden hasta el núcleo por día.

El hecho de transportar cerca de medio millar de personas en bus ha supuesto una más que evidente disminución del tráfico de vehículos particulares que acceden hasta el núcleo costero.

Algunos de los usuarios del bus lanzadera mostraban su satisfacción con este tipo de transporte y señalaban que «es una solución que hacía años que tenia que haberse tomado». Algunos llegaban hasta el núcleo en su vehículo y manifestaban desconocer este transporte. Otros bañista, tras aparcar su vehículo, manifestaba no comprender la decisión de cerrar el antiguo aparcamiento que funcionaba de manera alegal, «al menos hasta no tener una alternativa».