El condenado, Pere Barceló, en el banquillo. | A. Sepúlveda

2

El Ajuntament de Santa Margalida investigará su propia actuación en relación a la agresión sexual que sufrió una menor de Can Picafort en el verano de 1997 por parte del exrecrtor de la localidad Pere Barceló. El expárroco fue condenado a seis años de prisión a principios de este mes tras reconocer los hechos.

A propuesta de Convergència (el partido que lidera Joan Monjo) y el PP, el pleno aprobó el lunes por unanimidad crear una «comisión de investigación» cuyo objetivo es tratar de esclarecer si hubo algún tipo de responsabilidad municipal en torno a lo sucedido.

Noticias relacionadas

Al parecer, en 1998 una persona denunció ante el Ajuntament de Santa Margalida que el entonces párroco abusaba o había abusado sexualmente de una menor. La nueva comisión de investigación tratará de esclarecer qué sucedió con esta denuncia, si se tuvo en cuenta o se desestimó. Debe recordarse que la agresión fue denunciada también aquel mismo año ante la Justicia ordinaria, pero Fiscalía archivó el procedimiento después de que la víctima negara los hechos. Asimismo, existen dudas acerca de la actuación personal de algunos regidores, personalidades políticas y funcionarios municipales respecto a lo sucedido. Se alberga la sospecha de que se podría haber intentado encubrir al autor del delito, acallar la denuncia.

La comisión estará formada por dos regidores de Suma (la coalición local de izquierda), otro par de ediles de Convergència, uno del PP, otro de Can Picafort Unit y el alcalde.