Imagen de la primera fase de la primera línea del Port de Pollença. | schittelkopp

1

El Ajuntament de Pollença informa en un comunicado que tras las obras de la «semipeatonalización» ejecutadas este pasado invierno, el próximo pleno debatirá una propuesta de inversión de 2,1 millones de euros para ejecutar una segunda fase de mejoras.

Recuerda que las obras de la «primera fase» son las que se hicieron siguiendo el proyecto preparado en 2014 y que se adjudicaron por parte del anterior equipo de gobierno en el año 2015. El nuevo equipo de gobierno manifestó ya desde el principio que «considerábamos insuficiente estas obras y que se tenía que dotar al Port de una primera línea de mayor calidad que la que preveía aquel proyecto. Por eso este segundo proyecto viene a dotar a la primera línea de las carencias que aún tiene».

De esta manera informan que el nuevo proyecto prevé el adoquinado de una parte importante del paseo (de la Rotonda Enginyer Roca a la Avinguda París) lo que «permitirá hacer una auténtica peatonalización de este tramo, cerrándolo al tráfico en las franjas horarias que se estime conveniente para que sea completamente peatonal».

El nuevo proyecto también prevé que el carril bici se suba de nivel, separándolo del tráfico rodado en las zonas asfaltadas.

Otros elementos que contempla el proyecto son la creación de más zonas de vegetación, la rehabilitación del murete de la playa, la colocación de nuevo mobiliario urbano o la remodelación de la plaza de puertos, al comienzo del paseo.

Con estas intervenciones «confiamos que el paseo alcance el nivel de calidad al que nos habíamos comprometido para la primera línea y paliar sus carencias».

La ejecución del proyecto estará a cargo del Ajuntament, aunque informan que se está negociando el retorno de una parte de la inversión a cargo del Departamento de Carreteras del Consell debido a la permuta que se realizará entre la primera linea y la ronda de circunvalación (actualmente todavía de titularidad municipal tras ocho años de su ejecución). En el pliego de condiciones «se pondrán determinaciones que garanticen la solvencia de la empresa constructora para evitar situaciones como las creadas este pasado invierno, así como un plazo de ejecución para que se ejecuten entre el mes de noviembre y Pascua».

Según apuntan desde el Consistorio el proyecto ya se ha debatido con los partidos de la oposición y las asociaciones turísticas y de vecinos del Port de Pollença y «en las próximas semanas se mostrará al público en general».