El Ajuntament de Calvià ha cerrado el acceso al local de la asociación con un candado.

10

Nueva polémica entre el Ajuntament de Calvià y las asociaciones vecinales del municipio, y otra vez el departamento municipal de Participación Ciudadana, dirigido por Sí Se Puede, como principal protagonista del lío. Después del enfrentamiento con la Associació d’Amics i Veïns de Calvià Vila por la organización de las fiestas populares de esta localidad, ahora el área controlada por el director general Juan Antonio Marcos –bajo la supervisión del teniente de alcalde de Participación Ciudadana y portavoz de Sí Se Puede en el pleno, Israel Molina– abre otro frente con la Asociación de Vecinos y Propietarios de Costa de’n Blanes, a la que ha desalojado del local social que ocupaba desde el año 1971 y que el propio colectivo vecinal cedió al Consistorio en 1987 tras ser recepcionada la urbanización por parte de la Administración local.

Molina dictó el pasado 1 de julio una resolución en la que obligaba a la Asociación de Vecinos y Propietarios de Costa de’n Blanes a desalojar el mencionado espacio y a devolver sus llaves pretextando que «se da un uso privado al local municipal, tras verificar que la Comunidad de Propietarios de Costa de’n Blanes viene haciendo uso del local no estando previsto este uso». Un supuesto «uso privado» que se ha venido produciendo desde el momento en que en 1971 se constituyó la asociación de vecinos. Según el presidente del colectivo vecinal, Javier López Inhiesto, la asociación y la comunidad son dos organismos solapados cuya masa social era la misma.

Tras el desalojo del local social, el Ajuntament ha puesto un candado y de momento el área de Participación Ciudadana no le ha dado ningún uso.

Noticias relacionadas