Decenas de jóvenes turistas se divierten en una ‘party boat’ de verano en Eivissa. | Redacción Local

52

Los ‘cruceros alcohólicos’, anteriormente conocidos como party boats y ahora bajo el nombre de booze cruises, van viento en popa en Magaluf (Calvià). Parece que de nada ha servido el decreto aprobado hace un año por el Govern que debía poner coto a los desmanes que se producen a bordo de estas embarcaciones, puesto que portales de internet abiertos para la reserva y venta de tíquets como feelsummer.com ya cuelgan el cartel de «todo vendido» para travesías etílicas de los meses de junio a agosto.

En teoría, el decreto desarrollado en la Ley de Turismo debía imponer una drástica regulación que hiciera inviable la realización de estos eventos. Sin embargo, la realidad indica que tal propósito ha devenido en fracaso.

Sólo feelsummer.com se jacta de haber gestionado el verano pasado 74 ‘cruceros alcohólicos’ bajo el sugerente nombre de The Sun Sea Magaluf Booze Cruise. El reglamento desarrollado por la Ley de Turismo preveía que las embarcaciones destinadas a booze cruises debían cumplir –además de los requisitos marcados por la Ordenación del Transporte Marítimo de Balears– con las exigencias que deben asumir los bares, restaurantes y discotecas en tierra firme en materia de sanidad, seguridad alimentaria, control de aforo y ruidos, etc. Además, debían inscribirse en un registro turístico y presentar un declaración responsable de inicio de actividad. Toda una serie de requisitos que, según la Asociación de Comerciantes y Empresas de Servicios Turísticos de Mallorca (Acotur), «la mayoría no cumplen».