Las obras, que avanzan a buen ritmo, empezaron el 15 de marzo y se prevé que el edificio esté abierto al público el mes de septiembre. | Michel's

12

Parte de las casas del antiguo monasterio de la trapa toman forma tras años en ruinas y degradación. Desde el pasado 15 de marzo, los operarios trabajan en la restauración de lo que fueron hace siglos los establos, los hornos y la capilla de los monjes trapenses y que, a partir de septiembre se convertirán en un centro para el estudio medioambiental de la Serra.

El Grup Balear d’Ornitologia (GOB) es el responsable de la consecución de estas obras, que se ejecutan, en parte, gracias a la colaboración ciudadana que ha contribuido a financiar la reforma a través de crowdfunding. De momento, ya se ha desmontado el tejado de los hornos y se han empezado a levantar los muros que faltaban.

Además, se ha comenzado a construir la fachada de la antigua capilla, que ahora se convertirá en un espacio para voluntarios y estudiosos del medio. En total, el recinto acogerá un refugio con domitorio para 8 personas y una zona multifuncional para 40 personas en el espacio de la capilla.