Toni Miquel y Mateu Soler portaron los ‘cavallets’, cuyas figuras se estrenaban este miércoles. | Antoni Pol

1

Las nuevas figuras de los cavallets, idénticas a las anteriores pero agrandadas, se estrenaron este miércoles en la tradicional procesión que los pollencins celebran para festejar Sant Sebastià. Elegidos mediante votación, Martí Aixartell portaba el estandarte y Toni Miquel y Mateu Soler las nuevas figuras.

La procesión transcurre por varias calles céntricas y finaliza con el baile de ‘les Taules’, junto al fogueró de la plaza Major.
La novedad de este Sant Sebastià era la estrena de las dos figuras, obra del artesano Toni Socías (el mismo que hizo las réplicas de las àguiles). Como ahora los portan adultos y no niños (antiguamente eran niños), las nuevas figuras son más grandes. Las viejas serán expuestos en el Museu de Pollença.

Se cree que el baile tiene un origen medieval, aunque las primeras referencias sobre ello son de principios del siglo XIX.
Hay otros pueblos que celebran igualmente Sant Sebastià. Es el caso de Inca, donde en la calle que lleva el nombre del santo se hace un fogueró, o de sa Pobla, en qué se hace una revetlla más casera e íntima que la de Sant Antoni.