Imagen de la talla de Sant Sebastià, que, finalmente, sí saldrá en procesión. | M. À. Cañellas

5

En es Capdellà (Calvià) no están dispuestos a que un sacerdote que sólo lleva unos meses en la parroquia dé carpetazo a una tradición con 98 años de historia. De esta manera, los vecinos del pueblo sacarán este miércoles la imagen de Sant Sebastià en procesión, pese a la oposición del párroco de dar continuidad a un rito iniciado en 1918 y que desde entonces –cada día de Sant Sebastià– se ha llevado a cabo de manera ininterrumpida.

La decisión unilateral de los grupos vecinales que tradicionalmente han organizado la procesión de Sant Sebastià –la Cofradía Nostra Senyora del Carme y la asociación Dones Solidàries– pone así punto y final a días de encendida polémica después de que Ultima Hora hiciera pública la negativa de mossèn Antoni Mercant a que, un año más, la talla de Sant Sebastià saliera de la iglesia parroquial. Su argumento, que «las procesiones se han convertido en poca cosa».

Noticias relacionadas

Lejos de desanimar a los vecinos, la polémica suscitada a raíz de la postura de Mercant hace prever que la asistencia a la procesión sea más concurrida que nunca. De hecho, tras años de sacar al santo sobre un carro antiguo, esta año parece que los organizadores de la procesión contarán con jóvenes suficientes para volver a pasear la talla a hombros.

Según la organización, la procesión saldrá de la iglesia parroquial de es Capdellà a las 16.45 y, posteriormente, está previsto que Antoni Mercant oficie la misa solemne de acción de gracias al santo. Sin embargo, no son pocos en es Capdellà los que ponen dudan si finalmente Antoni Mercant se situará al frente de la ceremonia después de que el domingo no asistiera a las beneïdes y delegara en su ayudante, don Gabriel, la responsabilidad de bendecir a los animales del pueblo.