La biblioteca municipal de Can Torró es todo un referente a nivel nacional. | Elena Ballestero

1

La directora de la biblioteca de Can Torró presentó el lunes su renuncia al cargo, ocho meses después de que cuatro trabajadoras denunciaran un presunto acoso laboral. La crisis interna abierta en enero se extendió al gobierno municipal y llevó a la entonces presidenta de Can Torró, Angela Amer, a dimitir en solidaridad con las trabajadoras denunciantes y ante la falta de apoyo de la entonces alcaldesa Coloma Terrassa.

La mutua laboral concluyó en marzo, tras reunirse con todas las partes, que no había pruebas de acoso, pero sí un conflicto laboral importante.

La directora venía desempeñando el cargo en funciones en sustitución de la anterior directora, Margalida Plomer, que pidió una excedencia laboral que concluye el próximo mes de diciembre. El nuevo equipo de gobierno municipal tratará ahora de recuperar a Plomer en la dirección y la hasta ahora directora volverá a su puesto original como subdirectora. Mientras tanto, la presidenta de Can Torró, la regidora Cati Moll, asumirá las funciones de dirección.