Los operarios instalaban el pasado miércoles la nueva lámina geotextil en la piscina grande. | Maria Nadal

2

Los responsables políticos del Ajuntament d'Inca visitaron el pasado miércoles las instalaciones de la piscina cubierta de Crist Rei, donde actualmente se lleva a cabo la instalación de una lámina geotextil con el objetivo de poner fin a las pérdidas de agua de la piscina durante los últimos cinco años. El regidor de Deportes, Gori Ferrà, estimó ayer que la instalación perdía a razón de unos 1.500 metros cúbicos de agua al año.

Ferrà explicó que se renueva por completo el 'liner' (el material mediante el que se impiden las fugas de agua) de la piscina grande para después empezar con la piscina pequeña, que también tiene fugas de agua. El presupuesto total de esta mejora es de 48.000 euros, «aunque creemos que, finalmente, la obra será menos costosa», avanzó Ferrà.

Sobre la futura gestión de la piscina cubierta, Moreno dijo que, «aunque debemos estudiarlo más, seguramente continuará siendo municipal y se abrirá los doce meses del año».