Los participantes con pistolas de agua preparadas para la fiesta. | Neus López

9
Este viernes Llucmajor ha celebrado la fiesta de la Garrova Estrucada, organizada por los quintos del 95.

Esta fiesta tuvo sus inicios el año pasado cuando los quintos del 94 decidieron comenzar esta celebración, por vez primera, dentro de las fiestas patronales de Santa Candida y cuya iniciativa tuvo una muy buena acogida.

Buena prueba de ello es que este año los quintos del 95 han querido seguir con ella para convertirla en una tradición. Los pregoneros de este año fueron: Tomeu Durán y Maria Antonia Janer que leyeron su pregón subidos en el catafal de la Plaza Espanya, donde una multitud de jóvenes se habían congregado.

Alrededor de las 18.00 horas los participantes acompañados por los gigantes En Miquel y Na Candida junto con Much Xarangas Band abrieron la comitiva y se dirigierón hacia la Plaza de Rufino Carpena para iniciar la batalla de agua y Garrova Estrucada.

Durante el itininerario hacia su destino los participantes armados con pistolas de agua y preparados para la contienda con flotadores, manguitos, gafas de buceo y cubos llenos de agua, para la ocasión, no repararón en esfuerzo para mojar con agua a todo aquel que se cruzara por su camino practicando puntería para la batalla final que se dió en la Plaza Rufino Carpena donde no se reparó ni en agua ni en 'garroves'.

Cabe destacar la gran participación que tuvo este evento que se va consolidando como una fiesta imprescindible en la semana de Santa Cándida.