En los dos últimos años se han invertido 237.000 euros en la red principal de acequias. | Lluc Garcia

2

El sindicato de riegos de Sóller ha iniciado los trámites para dotar la entidad de un jurado de aguas que dirima en los conflictos entre propietarios de agua cuando estos se planteen. Este Jurado estará compuesto por cuatro miembros, uno por cada sección en las que dividen las fuentes de s'Olla y s'Ullet además de un presidente. Según explicó Miquel Soler, presidente del sindicato «en caso de conflicto el representante de la sección afectada no podrá votar para garantizar la imparcialidad del veredicto».

La creación del jurado supondrá también establecer un cuadro de sanciones aunque en el caso de las infracciones graves éstas «se podrán derivar al Ajuntament, a Recursos Hídricos o al juzgado». Este fue uno de los temas principales de la asamblea anual de regantes celebrada hace unos días.

Por otro lado el presidente de la junta hizo un llamamiento a todos los usuarios y propietarios para que «respeten el reglamento y la propiedad del agua» y anunció la decisión de «cerrar con candado algunas de las compuertas principales para evitar que algunos cojan el agua por su cuenta fuera de horario que les corresponda». Soler recuerda que el acequiero «tiene a su cargo 1.169 fibles (compuertas) y no puede estar disponible siempre pero hay que respetar su labor».