Las obras han comportado la construcción de taludes para estabilizar la zona. | Michel's

El vertedero de s’Estret, situado en uno de los márgenes de la carretera que conecta el Port d’Andratx y s’Arracó, ya es historia. Los terrenos del basurero fueron adquiridos en 2006 por el Ajuntament d’Andratx, pero no fue hasta la pasada legislatura cuando el gobierno presidido por el alcalde Llorenç Suau logró dar con la financiación necesaria para el acondicionamiento ambiental de la zona.

Las obras se iniciaron el pasado invierno y han supuesto la eliminación de 18.000 toneladas de residuos y la impermeabilización de 12.000 metros cuadrados.

Ahora sólo queda por iniciar el proceso de reforestación de este espacio mediante la siembra de 2.700 plantas. Un proceso que, por motivos climáticos, no se iniciará hasta el próximo otoño.

El coste del desmantelamiento del vertedero de s’Estret ha sido de 751.000 euros, un montante que ha sido sufragado a partes iguales por el Ajuntament de Andratx y la Conselleria d’Agricultura, Medi Ambient i Territori.