El Govern asegura que la desclasificación responde a errores cartográficos y no a demandas urbanísticas de los propietarios afectados por la protección.

El Govern de les Illes Balears ultima la desclasificación de siete zonas catalogadas por la Conselleria de Medi Ambient en el año 2001 como áreas de encinar protegido. Interpreta que la clasificación de dichas zonas respondió a un error cartográfico y que no existen encinas en dichos espacios.

Las áreas en cuestión están en el Puig de Santuïri (Pollença), en Alcúdia, en Son Ramis (Inca), en Carrossa y Bellpuig (Artà) y en Son Ferrà (Esporles). En algunas se modifica la delimitación y en otras se suprime directamente.

La Direcció General de Medi Natural , Educació Ambiental i Canvi Climátic responde así a la demanda de varios propietarios de terrenos situados en suelo rústico común que llevaban catorce años solicitando una revisión del decreto 130/2001 que les impedía edificar sus parcelas.

El anuncio de desclasificación (ahora en exposición pública) se produce cuatro meses después de que la familia propietaria de la finca de Son Ramis (Inca) anunciara la interposición de un contencioso contra el Govern por la inactividad de la Conselleria de Medi Ambient en este asunto. El letrado Juan Alemany, que representa a la familia, avisó públicamente entonces de que existía «una avalancha de peticiones de revisión de la delimitación de áreas de encinar protegido».