Toma de posesión del alcalde, Andreu Isern, en junio de 2011. | Ultima Hora

2

El PP ha sido históricamente el partido más votado en las elecciones municipales de Consell.
La crisis interna que viven los ‘populares’ y que ha provocado la baja de Miquel Pizà y sus regidores del partido y el nacimiento de la nueva formación independiente, Som Consell, abre por primera vez la posibilidad de que el voto conservador se divida dando opciones a los socialistas de conseguir ser la lista más votada.

El actual alcalde, Andreu Isern, repite candidatura con una coyuntura mucho más favorable que la que le llevó a obtener cuatro regidores en 2011. En el caso de conseguir ser la lista más votada podría intentar gobernar en minoría, si bien es cierto que a lo largo de su trayectoria no ha tenido problemas en mantener coaliciones de gobierno con el resto de formaciones.

El Partit Popular recurre al histórico Joan Campins (regidor con el durante años imbatible Joan Bibiloni) para intentar frenar la caída en plena crisis local. Campins y Miquel Pizà (candidato por el PP en 2011) se disputarán el voto conservador. A día de hoy es difícil hacer un pronóstico fiable.

Desde la retirada de Bibiloni de la política local Miquel Pizà ha sido el que ha conseguido los mejores resultados de los conservadores. En 2011, consiguió como candidato del PP, 822 votos y cinco regidores, 250 votos y un regidor más de los que logró Toni Bennàssar.

Las otras candidaturas en juego son las de Més-APIB y el PI.