Vista del chalet del empresario Alfonso Cortina en Formentor. | Elena Ballestero

20

Las conclusiones preliminares de los técnicos del departamento de Urbanismo del Ajuntament de Pollença determinan que el empresario Alfonso Cortina tendrá que demoler la planta superior del chalet que construyó en Formentor si pretende corregir el impacto paisajístico de la vivienda que llevó al Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) a ordenar en diciembre de 2014 «la demolición de lo construido y la reposición de los terrenos a su estado natural anterior, si es que las obras realizadas no fueran legalizables».

El proyecto de legalización que el empresario registró a mediados de marzo en el Ajuntament de Pollença planteaba ocultar el edificio bajo una cubierta y una fachada vegetal para evitar el derribo, pero la solución no convence a los técnicos municipales.

Debía discernirse, durante la tramitación del expediente de legalización, si se excedió o no de las licencias de obra que le concedió el Ajuntament y que fueron anuladas por el TSJB debido al elevado impacto de la construcción.

Los técnicos municipales, concluyen ahora tras visitar la obra que, efectivamente, tal y como argumenta la propiedad, los cambios introducidos en la normativa urbanística con posterioridad a la concesión de la licencia posibilitan la cubierta plana y que la vivienda preexistente en la parcela está demolida pero advierten de que el proyecto ejecutado no se ajusta a la licencia, excediéndose de una planta, por lo que proponen dar un plazo de dos meses a la propiedad para que presente un nuevo proyecto de legalización que incluya la demolición de la misma.

Noticias relacionadas