Antoni Gomila y Albert Carvajal, autores de la guía, con la regidora Maria Magdalena Sureda. | Guillem Mas

1

El barrio de Fartàritx de Manacor ha sacado a relucir sus valores patrimoniales. Una guía, editada por el Ajuntament de Manacor y realizada por Antoni Gomila y Albert Carvajal, pretende poner el alza esta zona de la ciudad que data del siglo XV y que, hasta hace pocos años, ha estado aislada de la ciudad por culpa del torrente.

Ante el emblemático Molí de s’Ànima, los autores del estudio y la regidora de Turismo, Maria Magdalena Sureda, presentaron esta publicación que ha sido editada en catalán, castellano, inglés y alemán. Sureda apuntó que esta iniciativa será extrapolable al resto de barrios de la ciudad ya que «Manacor, en materia patrimonial, es muy rica y debe darse a conocer».

La publicación se basa en cinco puntos muy importantes del barrio de Fartàritx que, en estos momentos, se encuentra a las puertas de sus fiestas. En primer lugar hay que destacar la iglesia del Sagrat Cor de Jesús que en 1884 se colocó la primera piedra. Hay que destacar de ella la figura de la Mare de Déu d’Agost, de estilo renacentista, y que perteneció a la Seu de Palma.

Otro elemento a tener en cuenta es la cruz de piedra de Fartàritx que se instaló en 1883. Obra del maestro Joan Pocoví según un diseño de Antoni Maria Alcover, cuenta con las imágenes de la Mare de Déu dels Dolors, Sant Joan Evangelista y Santa Magdalena.

También se promueve la capilla del Sant Crist de la Fe que se construyó el 18 de abril de 1882 en la calle de la Creu, esquina calle d’en Figuera. Es costumbre encender cada noche una vela en la que figuran diferentes peticiones o promesas en caso de curación o ayuda.