Fachada del Ajuntament de Calvià.

4

Seis candidatos aspiran a hacer saltar por los aires el bipartidismo PP–PSOE en el Ajuntament de Calvià. Un objetivo en absoluto descabellado. De ello son plenamente conscientes populares y socialistas que han presentado sendas listas electorales renovadas en profundidad con el objeto de concitar la ilusión, sobre todo, de sus votantes tradicionales y evitar la fuga de apoyos hacia otras formaciones. Un riesgo que, tras muchos años, afecta a uno y otro por igual.

La tradicional fragmentación del voto de izquierda tiene muchos visos de extenderse en esta ocasión también hacia el flanco derecho. El candidato de PP a la Alcaldía, José Manuel Ruiz, tendrá que emplearse a fondo para retener la mayoría absoluta de la que actualmente goza su formación. La aparición de Ciudadanos y la persistencia de PI, UPyD y Transparencia por Calvià amenaza con mermar su potencial.

No mucho mejor lo tiene Alfonso Rodríguez Badal (PSOE), a quién la transversalidad de las formaciones anteriormente mentadas, junto a la irrupción de Sí Se Puede y la convergencia de Més e Izquierda Unida, pueden causar un grave problemas al socialismo antaño hegemónico en Calvià.