Un centenar de personas han participado en la marcha reivindicativa. | Pere Bota

6

Más de un centenar de personas ha realizado este viernes una excursión reivindicativa que ha partido de la Plaza de la Villa de Banyalbufar, durante la que MÉS ha reclamado una red de caminos públicos «abiertos y en condiciones», lo que supondría la creación de puestos de trabajo «en un sector tan dañado como el de la construcción».

La salida, organizada por la formación, ha sido, han explicado desde el partido, «todo un acto simbólico ya que muchos caminos, sobre todo en la Serra de Tramuntana, se encuentran cerrados al paso por senderistas».

En este contexto, MÉS ha criticado la «pasividad» de algunos ayuntamientos, el Consell de Mallorca y el Govern, ya que en los últimos años «sólo han defendido los intereses particulares de las fincas por donde pasan estos caminos».

Asimismo, desde la formación han recordado como «hecho muy grave» el pleito por el camino del Rafal a Planícia, «donde la Comunidad Autónoma se ha personado para defender los intereses de las fincas privadas».

El candidato de MÉS al Consell, Miquel Ensenyat, ha señalado que la creación de una red de caminos públicos supondría el incremento de visitantes interesados por el patrimonio cultural y natural de la isla, reactivando así la actividad económica y turística de los municipios de la Serra de Tramuntana, favoreciendo la reapertura de caminos que «hasta ahora habían sido secuestrados en manos de particulares».

Ensenyat ha remarcado al respecto «la gran diferencia» de inversiones que se hacen en estas rutas mientras el Consell «sólo ha invertido 120.000 euros en 89 kilómetros de Rutas de Pedra en Sec en la Serra(nombrado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 2011) y el Govern, 4,2 millones en 30 kilómetros en la Vía Verde entre Manacor y Artà».

MÉS ha manifestado asimismo que se podría haber realizado estas mejoras través de fondos europeos, creando talleres formativos y generando así puestos de trabajo «en un sector tan dañado como el de la construcción, que ayudaría a la obtención de ingresos a muchas familias que se encuentran en situaciones muy precarias».

«La falta de una red de albergues en condiciones y de calidad, así como la de caminos cerrados, hacen que Mallorca no se reconozca como isla ideal para el senderismo, un nicho de mercado muy interesante, ya que la cantidad de federados en este ámbito aumenta en Europa año tras año», ha remarcado.