Cubos y mantas para tratar de contener filtraciones ocurridas por una tromba de agua en el hospital de Manacor.

La cuarta planta del hospital de Manacor, que fue cerrada este fin de semana por las inundaciones causadas por una tromba de agua, continuará fuera de uso hasta que finalicen las obras que se están ejecutando en la cubierta del edificio. Fuentes del centro hospitalario aseguran que la actividad quirúrgica se mantiene con normalidad y que tan solo han sido retrasadas nueve intervenciones de pacientes que requieren ingreso hospitalario, hasta que se disponga de las camas necesarias para ellos, «mientras que el resto de operaciones continúna tal y como estaban programadas».

Noticias relacionadas

Las obras de mejora en la cubierta del hospital tienen un plazo de ejecución de tres meses, de los cuales ya se había cumplido la mitad. Por ello la gerencia del centro ha decidido esperar a que terminen los trabajos antes de reanudar la actividad en la planta afectada por las inundaciones. «Lo que sí se hará es dar prioridad a los trabajos de impermeabilización, para evitar que las lluvias vuelvan a provocar filtraciones», señalan desde el centro.