1

La Dirección General de Medio Rural y Marino y la Universitat de les Illes Balears (UIB) llevan a cabo un proyecto piloto de polinización de cultivos con abejorros en una finca de almendros de Son Marrano (Llucmajor).

Precisamente, el conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company, y la directora general de Medio Rural y Marino, Margaret Mercadal, han visitado este lunes la finca en la que se están estudiando alternativas para favorecer la polinización de los almendros con otros insectos que no sean abejas, dada su progresiva disminución.

Recientemente han iniciado un ensayo con la colocación de 18 cajas de abejorros (Bombus terrestris) en una parcela de unas seis hectáreas en la finca de Son Marrano, donde hay almendros de diez años de las variedades mayoritarias de floración tardía Ferragnes (33%), Masbovera (33%) y Glorieta (33%), en regadío.

Durante este mes de marzo se hará un recuento de las flores de una serie de árboles seleccionados y el mes de mayo se comprobará cuántos frutos han hecho. El estudio se hace con abejorros ya que son más efectivos en la polinización que las abejas, porque son más grandes, tienen la lengua más larga y pueden polinizar por vibración.

El almendro es uno de los cultivos más importantes y predominantes en Baleares, con 24.443 hectáreas y alrededor de las 7.000 toneladas de almendra anuales. Las Islas son la tercera comunidad en cuanto a superficie dedicada al cultivo y la sexta en cuanto a producción de almendra. Este fruto cuenta desde hace un año con la protección de la Indicación Geográfica Almendra de Mallorca.

El Govern ha recordado en un comunicado que el cultivo del almendro en Baleares se verá recompensado en la nueva Política Agraria Comunitaria (PAC) para el período de 2015 hasta 2020, ya que se ha reconocido el perjuicio que supone la insularidad para el sector.

Así, las ayudas asociadas de la PAC reciben una consideración especial que, en el caso de los frutos secos, se traduce en un incremento del 15 por ciento del importe de la ayuda respecto de la península. Mientras que en la Península será de 33 euros por hectárea, en Baleares se llegará a los 38 euros. A esta cantidad habrá que añadir las ayudas autonómicas, por lo que se estima que se llegará alrededor de los 80 euros por hectárea y año.