Joan albertí, ex alcalde de Fornalutx. | T. Ayuga

3

Joan Albertí dejó la semana pasada el Ajuntament de Fornalutx tras 25 años en la corporación y otros 11 consecutivos como alcalde, con la mayoría absoluta del PP en las dos última legislaturas.

¿Cuáles han sido los motivos de esta renuncia a tan poco tiempo de unas elecciones?
—La decisión ya hacía tiempo que estaba tomada y anunciada, pero por diversos motivos se ha retrasado. He creído que era el momento de dar paso a Toni Aguiló, con el que he trabajado codo con codo los últimos tres años y medio. Es el candidato del PP a la Alcaldía y creo que es bueno que se ponga al frente. También ha influido algo de cansancio personal, son muchos años en política y no es bueno aferrarse a los cargos.

Su dimisión supone dejar de presidir la FELIB. ¿Quién le sucederá?
—El lunes se reunirá la ejecutiva de la Federación de Municipios para hacer efectivo el relevo. Puedo anunciar que la FELIB será presidida hasta el final de la legislatura por el alcalde Santa Eulàlia, Vicenç Marí, una gran persona y un excelente político.

¿Cuál ha sido su labor al frente de este organismo?
—Se ha trabajado mucho en el municipalismo en un momento en que se ponía en tela de juicio la utilidad de las entidades locales más pequeñas. Estoy especialmente orgulloso de haber contribuido a que se abandonara la idea de hacer desaparecer a los pueblos de menos de 1.000 habitantes, algo que estoy seguro que hubiera sido negativo, al menos en el caso de nuestras Islas.

Noticias relacionadas

¿Cómo valora sus 11 años como alcalde?
—Ha sido una gran satisfacción, sobre todo porque siempre he tenido el apoyo de todos los concejales, incluso de la oposición. Es algo de lo que creo que puedo presumir. Creo que el talante con el que he procurado llevar el Ajuntament ha sido bien valorado por los ciudadanos, ya que siempre he puesto sus intereses por delante de los de mi partido y, por supuesto, de los propios.

Entonces, ¿las relaciones con la oposición han sido buenas?
—Siempre. Sus propuestas han sido aceptadas cuando eran buenas para el pueblo y he de decir que ellos han hecho lo mismo conmigo.

—¿Cómo se consigue esto?
—Supongo que actuando con la máxima transparencia. Por ejemplo, todas las adjudicaciones de obras se han hecho siempre con la oposición.

¿Cuáles han sido las principales metas conseguidas en estos años?
—Estoy muy satisfecho por conseguir la propiedad de Sa Coma y de haber creado allí un gran aparcamiento público. Que el visitante se pueda parar redunda en beneficio del pueblo y ha supuesto la creación de puestos de trabajo. Hemos renovado también la red de aguas, iluminación etc.

¿Y qué le queda en el tintero?
—Conseguir la reforma integral de Can Xoroi y convertirlo en un atractivo turístico emblemático.